miércoles, 6 de agosto de 2008

Bambú. Comida oriental como no la conoces.

La avenida Murillo Vidal se está cundiendo de pequeños restaurantes y bares, pero tal vez no te habías percatado de Bambú, ya que lleva menos de 1 mes operando, se encuentra casi esquina con el puente del circuito presidentes, frente al retorno del camellón. Tomando elementos de la cocina china y japonesa, este lugar tiene una visión diferente de cómo presentar sus platillos.

Todos y cada uno de los ingredientes utilizados son 100% naturales, el menú va desde Sushi o Chop Suey hasta cosas más dificiles de pronunciar, pero al final resulta una experiencia en general agradable. Los precios no son ni muy elevados ni muy bajos (al igual que las raciones), una persona puede comer aproximadamente con $70 y quedar satisfecho, hay platillos un poco más costosos hasta llegar a los $90, sin embargo la propuesta interesante es la posibilidad de hacer combos con el platillo de tu elección de acuerdo a la naturaleza del mismo, por ejemplo, si se ordena un platillo caldoso se complementaría con una ración de Sushi California o con arróz al vapor, en cambio si se pide arroz frito o Teriyaki de plato fuerte, el combo podría incluir una sopa o un complemento diferente. En promedio se agregan $20 por convertirlo en combo.


Desde el inicio ofrecen de cortesía una entrada de aspecto dudoso de forma esférica con relleno y cito: "el relleno es sorpresa, depende de su suerte", que termina por ser una de las más gratas sorpresas de Bambú ya que de los 3 rellenos, los 3 exquisitos. Los platillos incluyen sopa y postre, que varían de acuerdo al día, de buen sabor ambos por lo menos en esta ocasión.


La atención al cliente es excelente, el servicio es ágil y los dueños del lugar están al pendiente siempre con una muy buena actitud, incluso regalan palitos chinos de recuerdo. El dueño aprovecha para promocionar un té para reducir niveles de colesterol, bajar de peso y casi casi que llegar al "nirvana" y otro para ayudar a personas con diabetes, ya depende de ustedes queridos lectores si desean hacer la prueba, se puede pedir información o comprarlos directamente en el restaurante bajo el nombre de Sakura.


La selección de bebidas no es muy amplia que digamos, hay aguas de sabor, refrescos y muy pocas opciones de marcas de cerveza, nada de licor así que no hay realmente motivo para la sobremesa.


Suficiente de nuestra parte, si han probado más platillos o tienen diferentes opiniones de las cosas impronunciables que ofrece Bambú no duden en participar, es la humilde opinion de este reseñador que vale la pena darle una oportunidad a este nuevo lugar.
Buen provecho y salud!

1 comentario:

Francisco Nakú Acosta Zárate dijo...

La verdad es una pena que hayan cerrado este lugar, o no se si alguien sepa que se mudaron a otro lugar para ir, pero era tan bueno el trato de los dueños filipinos porcierto y la comida tan buena que salias como si fuera de un spa bien relajado con la sensación que hiciste un buen gasto de tu dinero. Saludos muy buen post.